Hacía tiempo que no me refugiaba en #MiRincónZen. Más de un mes sin escribir. Lo echaba de menos. Si hoy miro hacia atrás y pienso en todo lo que he vivido estos últimos meses, no puedo evitar sonreír. Crear y dar a conocer We can be heroes ha sido una aventura maravillosa. Pero, como muchas cosas, tiene su parte menos positiva.

Han sido meses intensos, de mucho trabajo, de poco tiempo libre. Tanto que hoy me siento a escribir con ganas de pedir perdón. Porque también han sido meses alejada de mi gente, a la que he llegado a descuidar. Alejada de lo que de verdad importa. Y eso no está bien.

El cáncer te cambia la vida. Te enseña muchas cosas que antes no sabías. Como siempre que me siento a escribir, me he puesto a recordar fotos de esa época. También guardo muchos mensajes que me enviaban mis amigos y mi familia. En uno de ellos me decía mi amiga Ale: “2013 es el año en el que hemos aprendido a reírnos de lo malo y a disfrutar de las pequeñas cosas. Y sobre todo, hemos aprendido a valorar lo que de verdad importa y darle todo el sentido a la palabra amistad.” Y así fue. No le falta razón… ¡vaya si aprendimos!

Entonces… ¿Por qué lo olvidamos? Hace unas semanas me preguntaron si había aprendido a ver la vida de otra manera después del cáncer. Mi respuesta fue inmediata: “Sí”. Pero enseguida tuve que continuar diciendo la verdad: “… aunque volvemos a caer en los mismos errores”.

Y yo me encuentro en ese momento. El ajetreo, el trabajo y el estrés han podido conmigo y he vuelto a verme envuelta en una vorágine de difícil escapatoria. Así que he tenido que parar, analizar, reflexionar… y pedir perdón. He tenido que darme un tiempo a mí misma para pensar en mí, para volver a quererme y valorarme más, para cuidarme. Para pedir perdón sin avergonzarme y para agradecer a la gente que ha estado a mi lado su paciencia infinita, su entrega y su cariño. Esta es la parte positiva, que sabes cuándo tienes que parar para así, arrancar de nuevo con más fuerza si cabe. :-)

¡Reinicio con más energía aún! :-)

¡Reinicio con más energía aún! :-)

La vida no es perfecta. La vida es muy difícil. Por eso mismo, hay que aprovechar y saber disfrutar de los pequeños momentos bonitos que nos regala. Y de la gente maravillosa que te rodea. Si has tenido la suerte de no vivir una experiencia difícil en tu vida, no esperes a tener que vivirla para valorar lo que de verdad te hace feliz. Párate y recapacita. Y si, como yo, has tenido que pasar por algún bache, vuélvete a parar y piensa con mayor intensidad. Te recomiendo que no olvides esos momentos duros. No que te recrees en ellos, si no que no te olvides de lo que de verdad te importaba en ese momento, ni de quien estaba a tu lado.

Mi vida seguirá siendo una montaña rusa, seguiré siendo una persona inquieta y entregada con el trabajo y con todo lo que caiga en mis manos. Pero tengo claro que el trabajo, y más aún “We can”, tienen que hacerme feliz. Y así será. Porque, aunque a veces duela, la vida me enamora y hay que disfrutarla mucho.  Como a Manolo, a quien hoy dedico mi #NiUnDíaSinMúsica, por vivir la vida con esa intensidad y alegría que nos contagiaba a todos.  Y a ti también, por aprender de él y querer contagiarme ese espíritu.

ana


Comentarios recientes

1 comentario


by Pilar

El 2013, también fue mi año de aprender.
Que no podemos elegir la vida que queremos
PERO podemos ELEGIR cómo queremos VIVIRLA.
YO elegí hacerlo con una SONRISA.

julio 10, 2015 @ 11:21 Responder

 

Deja un comentario

Publicado por

Ana

10 jul 2015

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.