Enfréntate al espejo

publicado el 12 dic 2014 por Ana en Ana BLOG: WE CAN con 14 comentarios

Un viernes más te escribo desde mi rincón zen. No sabes lo que me gusta sentarme y relatar mi historia en estas líneas que comparto contigo. Aunque en ocasiones se hace muy duro recordar ciertos episodios, como cuando te conté cómo pasé la tercera quimio con la enfermedad de mi padre, nuestro rincón zen, o sea este blog, se ha convertido también en una terapia para mí. Me refuerza, me hace enfrentarme a mi realidad.

Perdona si uso expresiones demasiado guerreras, pero creo hay que hacer frente a la adversidad. Por ejemplo, si hay algo a lo que casi todos los pacientes de cáncer tenemos miedo es a la pérdida del pelo. Imagino que más aun siendo mujer. Mi oncólogo me dijo que se me caería a los 15 días de la primera quimio, en teoría el día 13 de diciembre.

Yo siempre he tenido el pelo largo. Aunque un par de meses antes, por locuras de la vida, me lo había cortado bastante. La cuestión es que soy una mujer “de libro”, de las que tiene el cuarto de baño lleno de potingues varios para el cuidado de la piel y del pelo (aunque luego utilice la mitad). En resumen, soy una mujer presumida.

ana3

Tenía la cita el día 11 de diciembre en la peluquería. Fue un empeño mío porque te aconsejan raparte el mismo día que se te empieza a caer el pelo o en adelante. Más que nada porque hay alguna posibilidad –mínima– de que este tipo de quimio no afecte al pelo. Pero yo me empeñé en raparme antes. No quería pasar por el mal trago de quedarme con mechones enteros de la mano.

Una buena amiga de mi familia, Blanca, otra heroína que venció al cáncer hace 12 años y a la que hoy especialmente le mando el mayor de mis abrazos, me recomendó un sitio en Madrid donde hacían unas pelucas que imitaban muy bien tu propio pelo. Y allí me fui. Lo tenía muy claro: no quería dramas. Así que decidí pedirle a mi amiga Eva que me acompañase. Eva es sinónimo de alegría, de buen humor y sobre todo, de buena amistad. Nos conocemos desde el colegio, hemos compartido muchísimas cosas juntas, a pesar de haber estado distanciadas una larga temporada. Las carreras universitarias y profesionales alejaron nuestros caminos en su día, pero las verdaderas amistades siempre están ahí, pase el tiempo que pase. Y Eva es una de ellas.

En la peluquería me preguntaron si quería tapar el espejo, para no verme con la cabeza rapada. La mayoría de las mujeres, según nos contaron, eligen no verlo. De hecho, algunas no se quitan la peluca en todo el tratamiento, solo cuando van a la peluquería a lavarla y peinarla. De este modo, no llegan a verse sin pelo. Es otra manera de afrontarlo tan válida como la mía. Lo importante es que tú te sientas lo mejor posible. Yo decidí verlo y, en cierto modo, disfrutarlo. ¿qué mujer no ha pensado alguna vez qué se siente al raparse la cabeza? Yo sí, aunque jamás lo hubiese hecho.

La verdad es que recuerdo que nos reímos mucho ese día. Eva se dedicó a hacer un reportaje fotográfico completo que luego compartimos por whatsapp con nuestro grupo de amigas y yo con mi familia. Gracias a ella conseguí que fuese un día absolutamente positivo que recordaré siempre.

Lista para la rapada

Lista para la rapada

rapada

Me raparon la cabeza al cero y me dejaron el flequillo ese para que luego la peluca quedase más natural (por las entradas y los abuelillos). Aunque con el tiempo se acaba cayendo todo, esa parte es la que más tarda.

¿Sabes cuál fue la respuesta de mi hermano cuando le envié estas fotos?

ronaldo

Todavía me da la risa cuando lo recuerdo.

En cuanto me pusieron la peluca nos volvió a dar un ataque de risa. Y yo estaba encantada porque volvía a tener el pelo largo. Aunque fue momentáneo, porque como se trata de que nadie note el cambio, lo lógico era cortarla con el estilo de mi pelo.

IMG-20121210-WA0018

Prueba superada. Ni una lágrima, ni un drama. Gracias a Eva y a los mensajes de los demás, conseguimos entre todos, hacer del drama una comedia.

Cuando te ponen este tipo de pelucas, te dicen que tienes que tenerla una semana entera, sin quitártela, para que te acostumbres a ella. Así que te la fijan con un pegamento muy fuerte para que resista tanto tiempo sin moverse. Al día siguiente a mí me picaba todo, estaba francamente incómoda con ella. No me gustaba, no me veía bien, no era yo. Tal era mi agobio que quería arrancarme la peluca como fuera. Por suerte, Eva y Cristina –Crusus como la conocemos nosotras– estaban conmigo en casa. Así que entre las tres, con mucha paciencia, mucho cuidado y muchas muchas risas, conseguimos despegarla. #AmigasQueSeArrancanPelucas quedará siempre en nuestro recuerdo.

Te contaría mil anécdotas con la peluca, porque sí me la volví a poner. Pero la realidad es que yo me sentía mucho mejor sin ella. Más cómoda. Más yo.

De ahí el titular del post de hoy. Enfrentarse al espejo es enfrentarse a uno mismo. A ti misma. Nuestra propia opinión es muchas veces más crítica que la de los demás. El qué dirán nos afecta muchas veces por desconfianza, por falta de autoestima. En la lucha debemos empezar por querernos a nosotros mismos. Por reconocer que nuestro aspecto puede cambiar, pero que seguimos siendo la misma persona. Busca qué te hace sentir seguridad. Cada héroe y heroína tiene su propia cara. Su propio cuerpo. Mientras te digo esto me viene a la mente una escena de la película La teniente O’Neil. Aquí puedes ver cómo enfrentarse con valentía al espejo.

Mi #NiUnDíaSinMúsica de hoy, para ti Evita. Te adoro.

ana


Comentarios recientes

14 comentarios


by Beatriz

Ana!!!! Valiente!!!!! Ejemplo para muchas personas. Para mi,lo eres. Ya lo sabes…y esa sonrisa,que ilumina todo lo que esta cerca. Es grande lo que haces,sigue!!!

diciembre 12, 2014 @ 14:21 Responder

    by Ana

    Muchas gracias Bea!!! Te mando muchos besos!!!

    diciembre 14, 2014 @ 08:59 Responder

by EvA

Ana, simplemente quiero decirte que estoy tremendamente orgullosa de ti, se que te lo digo mucho, pero es que es verdad. Es genial que estés ayudando a tanta gente de esta forma tan positiva. Eres una muestra perfecta de actitud ante la vida. Te quiero mucho amiga. Brindemos por las pelucas! :)))

diciembre 12, 2014 @ 14:22 Responder

    by Ana

    Yo sí que te quiero amiga!!! Gracias por no cansarte nunca de decírmelo, por estar ahí siempre, por ayudarme y ser auténtica. Fiesta de pelucas remember ya! :-)

    diciembre 14, 2014 @ 09:03 Responder

by Ale

Qué grande!! Me parto de risa y me emociono cada viernes al leerte, de hecho, espero ansiosa a que llegue el mediodia para ver tu nuevo post.
Podemos ir viendo gracias a estas historias que nos dan una fuerza y energía brutal, que Ana fue una valiente. Eso os lo aseguramos cualquiera que la vio durante ese año. Lo que no sabés es que además tiene una paciencia infinita… Quien se dejaría pintar caritas sonrientes en la cabeza o que le quisieramos frotar loteria como si fuera el calvo de la navidad???? Pues esta luchadora y amiga grande como el sol 😉

diciembre 12, 2014 @ 15:16 Responder

    by Ana

    Jajajajajajajajaja Aleeeee!! Me muero de risa!!! Qué ganas tengo de hablar de ti y de que tú misma cuentes batallitas!! Qué hubiese hecho sin ti? Bueno, y qué haría ahora… Te adoro amiga, eres lo más de lo más. Gracias por todo

    diciembre 14, 2014 @ 09:06 Responder

by Lucía

Yo te como A besos!!!!

diciembre 12, 2014 @ 16:18 Responder

    by Ana

    Y yo a ti cariño!!
    Gracias Lu, te quiero mucho!!

    diciembre 14, 2014 @ 09:07 Responder

by Blanca

Gracias Anita eres una personal genial. En ti me miro para ser héroe por segunda vez.un besazo grande .

diciembre 14, 2014 @ 10:38 Responder

    by Ana

    Blanca esta batalla es más dura aún… Pero estás demostrando que eres toda una heroína, te admiro mucho y te quiero más. Sois otra familia para nosotros y tendréis siempre nuestro apoyo y nuestro cariño. Un beso muy fuerte.

    diciembre 14, 2014 @ 19:16 Responder

by María

Ana me pareces maravillosa!! A pesar de nuestras diferencias del colé…que bobadas!! Me encanta leer tus relatos de verdad, de corazón! Un beso muy muy fuerte

diciembre 14, 2014 @ 15:57 Responder

    by Ana

    Hola María!! Por supuesto que eran bobadas! :-) Muchísimas gracias por tu mensaje, me hace mucha ilusión. Y gracias por leerme. Te mando un beso grande!

    diciembre 14, 2014 @ 19:18 Responder

by nacho

El espejo es el primer marco de una realidad que se convierte de golpe en virtual y que contiene la primera mirada de uno mismo, la primera imagen en que alguien imagina y desea ser.
entre lo que vemos y somos, hay un abismo que el espejo evidencia. y es por eso justamente que la relación de los humanos con el espejo nunca ha sido fácil. En la literatura y en el cine, durante siglos estan plagados de ejemplos que podria citar.
que quiere decir esto, que Ana, con mas o menos pelo, con mejor o peor cara, el cancer, con todas sus consecuencias, te ayudo, aser capàz de enfrentarte
a quien algun dÍa quisiste y deseaste ser.
Eso es un logro y una suma.
animo.

abril 18, 2015 @ 15:24 Responder

 

Deja un comentario

Publicado por

Ana

12 dic 2014

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.