La inquietud de las revisiones

publicado el 17 abr 2015 por Ana en Ana BLOG: WE CAN con 5 comentarios

Tenía infinitas ganas de volver a nuestro #RincónZen. Como siempre te digo, este también es mi refugio, mi terapia, mi diario, mi escape.

¡Qué semanas tan bonitas estoy viviendo! Es indescriptible lo que me aporta y me llena We can. Todo el esfuerzo que dedicamos está más que recompensado, sin ninguna duda. Lo que siento en este momento es lo más parecido a estar en una montaña rusa, porque la vida personal continúa y ya sabemos que no siempre nos trae buenas noticias.

Sabes que siempre te he hablado de la enfermedad con la más absoluta sinceridad. Este no es un espacio de mentiras, ni de falsas promesas, ni de tópicos infundados. No. Esto es la vida real. Y la vida real a veces no es tan bonita. Me considero una mujer valiente y absolutamente positiva, pero tengo que confesar que tengo pánico a las revisiones. Cuando se aproxima la fecha siento un nerviosismo brutal, difícil de explicar, sobre todo porque no lo había sentido antes. Es como un cortocircuito mental porque sabes que estás bien, pero en el fondo es inevitable pensar en una recaída. Es inevitable tener miedo. No sólo te pasa a ti, creo que nos pasa a la mayoría. Aunque es cierto que yo siempre quiero ser fuerte, o al menos parecerlo. Así que esos miedos se quedan en mi interior. Que el miedo no pueda contigo, que no te paralice, sé valiente y enfréntate a la revisión con la mejor actitud, pero también con todo el respeto que merece.

Hace unas semanas tenía que hacerme mi mamografía anual -forma parte de las múltiples revisiones-. Iba sola y relativamente tranquila porque había tenido una semana ajetreada, con poco tiempo para pensar y además, había ido a otra consulta un mes antes, en la que todo estaba perfecto. Pero ese día al salir me dijeron que se veía algo raro, que había que repetir la prueba y completarla con una ecografía… No sé si ese impacto fue igual o incluso mayor que el del primer diagnóstico. Porque si pasa algo, ya sabes a lo que te enfrentas, para lo bueno y para lo malo. Y sabes que si se trata de una recaída, la lucha probablemente será más intensa. Estaba en una sala de espera rodeada de gente y de repente me faltaba el aire, se me saltaron las lágrimas y tuve que salir de ahí para desahogarme. Al día siguiente me repitieron la mamografía y me hicieron alguna imagen más. Afortunadamente se quedó en un susto. Pero si algo aprendí es que tanto el miedo como la valentía, es mucho mejor cuando se comparte. Nunca volveré sola a una revisión.

Y en medio de toda esta montaña rusa he tenido que enfrentarme a varias revisiones. Sí, varias en poco tiempo. Porque me han citado hasta cuatro veces para recibir un resultado importante que nunca llega. Aparece y me citan. Pero el mismo día, como por arte de magia, desaparece y me descitan. ¡El mismo día! Creo que no son conscientes de la preparación psicológica que se requiere para acudir a una revisión de este tipo. Creo que no saben lo que es enfrentarte a ello, asistir con una sonrisa pese al pánico interno que se siente, y que te digan que tienes que esperar todavía un poco más porque se han vuelto a perder… después de 8 meses esperando.  Entiendo que esto puede ocurrir, somos personas y todos tenemos errores, pero me encantaría solicitar un poco de empatía y amabilidad al personal de los hospitales en casos como éste.

Eso sí, hay una cosa clara: todo esto no puede paralizar tu día a día. Incluso tienes que luchar por olvidarlo. Ni la inquietud ni el miedo van a cambiar los resultados, ni van a hacer que los recibas antes… No pierdas el tiempo agachando la cabeza y sufriendo por el temor a recaer o a recibir malas noticias. Levántala, sonríe y sigue con tu vida, esa que sabes que te da muchos momentos mágicos y maravillosos si sabes aprovecharla bien.

Dale al play y sube el volumen. Disfruta con el optimismo que transmite Rozalén y escucha detenidamente su letra en nuestro #NiUnDíaSinMúsica.

que se huele el miedo
que come por dentro todas las ilusiones que tengo
que salgan arrugas en las comisuras de tanto reír
que vuelvan a verme buenas vibraciones
que repitan que todo irá bien

¡Nos leemos pronto!

ana

 

 

 

 


Comentarios recientes

5 comentarios


by Patricia

Ay tesorete como te entiendo! Les miras y dices “yo creo que hay algo y no me lo quieren decir… Pero ese miedo?- si ese miedo- lo llevamos cada revisión. Pero no nos da miedo salir a la calle y que nos caiga una teja o una rama de un árbol pocho.
O sea que, adelante Anina. Un besete

abril 17, 2015 @ 19:55 Responder

    by Ana

    Muchas gracias sol!! Aunque seamos las más valientes del mundo, siempre hay un punto débil… No importa reconocerlo, no nos hace menos héroes! Pero tenemos que pelear para seguir acudiendo con fuerza y con ese respeto que merecen las revisiones.
    Un besazo enorme Patricia!!!

    abril 20, 2015 @ 07:55 Responder

by AURELIA

Es verdad Ana, que razón tienes y que valientes somos!, pero no debemos ir solas, sobre todo a buscar resultados. Esos momentos hay que compartirlos, en la vida estamos para compartir los buenos y los malos momentos, eso si….. la vida no se tiene que paralizar y hay que luchar y luchar para actuar de forma natural y como que este episodio no pasara en nuestra vida.
Cuando me dijeron la noticia de mi cáncer de mama yo estaba sola solita, pues era un resultado de una prueba rutinaria más y yo como estaba estupendamente pues ni me surgió la duda de llevar compañía, pues nunca la había llevado. Ese día fueron noticias diferentes, no me lo podía creer, (nadie se lo puede creer), lloré, lloré y lloré durante toda una mañana y cuando paré pensé: “esto no va a paralizar mi vida” “los resultado no van a cambiar” “hay que seguir para adelante”.
Y efectivamente así lo hice y sólo se lo conté a mi marido y a una compañera médico (que siempre estuvo muy pendiente de mi). si lo contaba al resto de familia, amigos, compañeros. entonces si que cambiaba mi vida y no era la fecha adecuada (era lo que yo creía) pues a los dos días se casaba mi sobrino, toda la familia junta y ¿Quién soltaba esta noticia?, ¿amargaba la boda? ; en ese mes de Junio yo defendía mi Trabajo Fin de Grado ( que con tan poco tiempo libre y mucho sacrificio había preparado), mi hijos con exámenes.., mi madre muy mayor (segunda hija con cáncer de mama), en fin cuando todo esto pasó (un mes después) y con toda naturalidad y valentía del mundo lo solté y comenzó el episodio: operación, quimio, vuelta al trabajo, revisiones (acompañada)……y EL MIEDO ahí esta, es inevitable pero como dices Ana hay que levantar la cabeza y pararse sólo para disfrutar de los momentos buenos que también hay muchos y a los malos sólo ponerles RESPETO.
Un beso muy grande Ana.

NOTA: Me he alargado, lo siento.

abril 18, 2015 @ 07:51 Responder

    by Ana

    ¡Eres una valiente Aurelia! Gracias por compartir tu historia… Ese es el espíritu We can, el de no agachar la cabeza, el de enfrentarse al problema con fuerza y con respeto. ¡Te mando un beso enorme!

    abril 20, 2015 @ 07:53 Responder

by nacho

buen día, inquietud:
me parecio interesante el termino.
la quietud y la inquietud, guarda relacion con el bienestar y el malestar. Y para que las cosas cambien y encontremos bienestar, hay que tener inquietudes.
solemos vivir de una manera atemporal, sin poner conciencia del tiempo. esto quiere decir que aún sabiendo que ver la vida de otra manera preferímos autoengañarnos y no cambiar.
Ana, las inquietudes. es una manera de encontrar el bienestar, tanto fisico como mental.
sigue asi, sumando.

abril 18, 2015 @ 13:19 Responder

 

Deja un comentario

Publicado por

Ana

17 abr 2015

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.