La llegada a la meta

publicado el 17 jul 2015 por Ana en Ana BLOG: WE CAN con 6 comentarios

Creo que no he ido más contenta a ningún sitio como fui a mi decimosexta y última sesión de quimio. Fue el 15 de mayo de 2013, una fecha que recordaré siempre y que celebraré siempre. Como te contaba en otro post, mi cuerpo estaba muy débil ya y mi aspecto bastante deteriorado. El camino había sido duro, pero ya llegaba a la meta y eso me llenaba de alegría. Además de celebrarlo con mis amigas, ese día también había que hacerlo con las enfermeras y personal del hospital de día, que son ángeles caídos del cielo. Gracias otra vez por hacer un trabajo tan bien y con tanto cariño.
1903003_625957484142431_1866654895_n IMG_2345

A partir de ahí comenzaba otra etapa, nuevos tratamientos y, lo mejor de todo, ¡comenzaría a crecer el pelo! Desde ese momento había que fijarse en el siguiente objetivo. A las pocas semanas empezaría el tratamiento de hormonoterapia que me acompañaría, al menos, los próximos cinco años y, un mes después, la radioterapia.

Cuando comienzas la radio, lo primero  que hacen es estudiar tu caso para conocer con exactitud la zona que deben tratar y el número de sesiones que necesitas, no pueden radiarte sin un control minucioso. Para ello estudian tu tipo de cáncer, tu edad o tu estado general de salud y, cuando lo decidan, te tatúan unos puntos para marcar el área a tratar.  Sí, he dicho tatuarte. Necesitan tener el área perfectamente identificada durante todo el tratamiento.

La radioterapia es lo más parecido a hacerte una radiografía normal, por lo tanto, no duele. El problema es que después de varias sesiones, otros órganos comienzan a sufrir. En mi caso solo fue la piel. Bueno, me han dicho que me ha dañado también un trocito de pulmón, pero es imperceptible en mi día a día. Eso sí, lo de la piel terminó siendo doloroso. Lo que sucede con la radioterapia es que va quemando la piel poco a poco. Así que, después de 33 sesiones, terminé con toda la zona abrasada, con quemaduras de no sé qué grado en todo el pecho y la axila, que me cuidaba minuciosamente. Haz caso a los consejos de los médicos o auxiliares, cómprate las cremas que te dicen y cuídate como ellos te recomienden.  Y, una vez más, piensa que la radio es tu arma contra el cáncer, no un enemigo. En cuanto terminas, ¡la piel se regenera rapidísimo! Y además, como siempre, hay algo positivo, ¡¡en esa axila no he vuelto a tener que depilarme!! Ahí no vuelve a salir nada de nada :-)

Por otra parte, el tratamiento hormonal que nos suelen poner a muchas pacientes después de la quimio es bastante llevadero (el famoso Tamoxifeno). Se trata de una pastilla que tengo que tomar a diario durante, al menos, cinco años. Este tratamiento, además, se complementa con unas inyecciones trimestrales que son las culpables de mi menopausia precoz. Sí, estoy menopáusica perdida a mis 29 años. Y no pienses que mi menopausia es solo no menstruar, no. Es menopausia de libro: sofocos, cambios de humor, kilos de más…

Me hace mucha gracia ver este fragmento de un capítulo de Sexo en Nueva York en el que Samantha, que padece cáncer de mama, tiene que dar un discurso inspirador sobre la enfermedad:

https://www.youtube.com/watch?v=ARPcrYTrZIQ

Te recomiendo ver la sexta temporada completa de esta serie. Es en la que viven el cáncer de Samantha y es muy divertida. Yo se la regalé a mis amigas al cumplirse un año del diagnóstico, porque me sentía muy identificada con las protagonistas.

Lo mejor que puedes hacer con esto es tomártelo con humor y con naturalidad. Cómprate un abanico bonito y lúcelo siempre que quieras. Que no te importe lo que pueda pensar la gente. Yo lo he sacado en Valladolid en pleno enero, con cinco grados bajo cero en la calle y la gente mirándome atónita. Lo de los kilos de más y los cambios de humor mejor lo dejamos para otro momento… 😛

Disfruta del viernes y de nuestro #NiUnDíaSinMúsica, porque somos superhéroes, aprendemos a volar y convertimos el dolor en poder.

ana


Comentarios recientes

6 comentarios


by PILAR

Pero todo eso, sólo son pequeñas piedras en el camino, porque nos abanicamos con mucho salero.
El primer día que te quitas el gorrito porque ya lo puedes lucir, aunque esté ralo y ya no quieres dejarte esa melenaza que lucías hasta hacía bien poco.
Yo me veo ahora muchísimo más guapa con este pelo corto. Estoy más moderna y además mi sonrisa es MIL VECES más grande.
Para los sofocos, mi oncóloga, me recetó unas pastillas que me vinieron GENIAL y que ya ahora, ni necesito.
SIEMPRE he sido fuerte y luchadora.
Mi cáncer, sólo ha hecho que MUCHÍSIMAS personas hayan APRENDIDO, la fortaleza.
La VIDA no te dejan elegirla. Sólo puedes ELEGIR CÓMO QUIERES VIVIRLA.
Yo he elegido, siempre, hacerlo con una SONRISA.
Pilar Domingo.

julio 17, 2015 @ 22:59 Responder

by Virginia

Hola os leo y que ganas de llegar a esa etapa. Gracias por tus consejos Ana. Yo empiezo en dos semanas la quimio semanal y luego me espera el resto: anticuerpos, radioterapia, hormonas. Me anima mucho leer vuestras experiencias, de esto se sale pero cuando unos está inmersa en ello… Alienta mucho leer otros testimonios. Un besazo muy fuerte y aquí estoy esperando tu siguiente entrada de blog Ana. Fiel seguidora tuya, todo un ejemplo.

agosto 6, 2015 @ 16:32 Responder

    by Ana

    ¡Hola Virginia! Me alegra mucho que mi experiencia pueda ayudarte en tu proceso de recuperación. Yo soy muy sincera en todo lo que cuento, cada persona, cada cuerpo y cada cáncer es un mundo, pero es cierto que la forma de afrontarlo es fundamental, sea como sea el caso. Pasito a pasito Virginia, pequeños objetivos, ahora céntrate en la quimio semanal, lo que venga luego, ya llegará.
    Muchísimo ánimo y mucha fuerza heroína!!
    Un beso enorme.
    Ana

    agosto 14, 2015 @ 09:22 Responder

by PILAR

Hoy necesito dejar por escrito mi CUMPLE.
Hoy hace 2 años que mi primo( médico) me dijo:
No son buenas noticias. Todas aquellas letras con números que yo no entendía al recoger el informe de la resonancia de la espalda, significaba que había metástasis en toda la columna vertebral y que tenía pinta de que aquello viniese de un tumor de mama. Los datos se confirmaron al día siguiente.
Tenía cáncer de mama con metástasis en vértebras.
Hoy 11 de septiembre, quería celebrar con mis amigas que, después de 2 años, recuperaba poco a poco mi vida normal.
Ya empezaba a conducir( sufrí fractura en la cervical 2 que me tuvo unida a un collarín Filadelfia durante 8 meses, que no me lo podía quitar ni para dormir, ni para ducharme. Estaba recibiendo QUIMIO y RADIO al mismo tiempo. No podíamos perder minutos.
Después de 2 años en el que empezaba a recuperar mi vida, hace 4 días en una prueba de control, me ven que la zona lumbar, está activada y hay lesiones en vértebras por lo que que debemos iniciar nuevo tratamiento. Con la grandísima celeridad con la que funciona en mi comunidad la S Social, HOY CUMPLO Y RECUMPLO.
Con fortaleza, con toda la energía centrada en mí, empezamos otra vez.
Recién llegada del hospital y recibiendo como muy positivas las noticias. Iniciaremos radio, cambiaremos el tratamiento hormonal y si logramos pillar al billo por sorpresa y acorralarle, no pasaremos por QUIMIO.
Es tan buena noticia que, aunque la fiesta que tenía preparada, la suspendí el lunes, llorosa, enrabietada, y descolocada porque era imposible que, encontrándome tan bien, con tanta energía, alguien por dentro me hacia tanto daño.
Pero son TANTOSSSSSS los que desde fuera me dan energía, rezos y acompañamiento que estoy SEGURA que el bicho, esta vez terminará por salir por la última vértebra sacra y largarse.
Con positividad, energía, y mucho acompañamiento, iniciamos de nuevo este camino. Lo peor ya lo pasamos.
Ahora ya empezamos a caminar con una sonrisa que, SIEMPRE es la mejor compañía.
PILAR.

septiembre 11, 2015 @ 21:09 Responder

by Rosa

Hola Ana!!

Sigo tu blog desde hace un año, momento en el que me diagnosticaron mi cáncer de mama.
Me ha ayudado mucho leerte, creo que me he sentido un poquito mas acompañada y comprendida.
Creo que quiero destacar la entrada en la que comparas enfrentarse a la quimio como a un examen importante, es decir, muy arropada, con mucha gente apoyándote pero…en el momento de la verdad, sola.

Yo hace 7 meses que recibí mi ultima sesión de quimio y casi dos meses que terminé la radio. Ahora me quedan solo dos pinchazos de anticuerpos y y continuar con las inyecciones que me dejan menopaúsica y el tamoxifeno.

Por cierto, soy de Valladolid y me hace mucha gracia lo de sacar el abanico en pleno enero…jejejejeje…yo me veo haciéndolo en breve.

Muchas gracias por explicar todo el proceso de forma tanto real como positiva!

Al resto, si lo leéis, deciros que, aunque no es un camino de rosas, si que es cierto que se pueden sacar cosas buenas y que al final todo pasa…aunque parezca muy largo, llega un momento en que se acaba.

agosto 14, 2017 @ 15:45 Responder

    by Ana

    ¡Hola Rosa! No sabes lo que me ha gustado leerte, me hace muy feliz saber que he podido ayudarte aunque sea un poquito a llevar mejor el proceso… Y me alegra muchísimo saber que ya has pasado “lo peor” con esa energía!! Ahora… ¡bienvenida al maravilloso mundo menopáusico! Te lo vas a pasar pipa en nuestra ciudad con el abanico, benditos sofocos en invierno que te dan un calentón!! Jajaja Y un poco menos benditos en verano, pero bueno, siempre benditos porque nos libran de males mayores :-)
    Si puedo ayudarte en cualquier cosa, no dudes en contactar conmigo, ¿vale? ¡Una superheroína más en la ciudad! Un beso enorme

    agosto 16, 2017 @ 13:27 Responder

 

Deja un comentario

Publicado por

Ana

17 jul 2015

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.