Primera quimio, primer chute

publicado el 28 nov 2014 por Ana en Ana BLOG: WE CAN con 9 comentarios

(Que levante la mano quién haya pasado por esto y no la haya llamado así alguna vez)

Hoy es 28 de noviembre. Para mí, un día difícil de olvidar. A lo largo de todo el proceso hay determinadas fechas que no olvido, ni creo que lo haga nunca. Desde la operación hasta que fui al oncólogo por primera vez, también estuve intranquila, sobre todo por el desconocimiento. Recuerdo que sólo quería saber cuántas sesiones de quimio me iban a poner, si iba a tener radioterapia y, cómo no, si se me iba a caer el pelo. No sabía cómo lo iba a afrontar, pero necesitaba saberlo ya.

El Dr. Sanz es aparentemente frío, poco hablador, pero un gran profesional. No me importaba porque necesitaba un médico, no un amigo que me diera conversación. Ya te he contado cómo me recibió: “Estás aquí porque tenías cáncer, ya no lo tienes, te lo han quitado. Pero hace falta prevenir”. Y para eso, debido a mi juventud, me tenían que poner un poco de todo. Serían cuatro ciclos de ciclosfamida, uno cada tres semanas, seguidos de 12 ciclos semanales de taxol, una quimio diferente pero quimio al fin y al cabo. 33 sesiones de radioterapia y después empezaríamos con tratamiento hormonal durante cinco años, algo más fuerte durante dos años y más leve otros tres. Y sí, se me iba a caer el pelo. Concretamente a las dos semanas de la primera quimio.

Todo eso me contó el oncólogo el primer día que le visité… Estaba tan animada por su recibimiento que cualquier cosa que me dijese me iba a parecer bien. Me había ganado. Había ganado mi confianza. También llevaba un mes asimilando e interiorizando que la quimio iba a ser mi arma principal para ganar la batalla. Es tan dañina que arrasa, pero también te cura y te protege del villano.

Empezaba el tratamiento el 28 de noviembre. Tal día como hoy de hace dos años. No sé si seré capaz de expresar con palabras el pánico que tenía. Era un grado superlativo de asustada. Una palabra no inventada aún. ¿Dolerá? ¿Qué efectos secundarios tendré? ¿Cuánto tiempo tengo que estar conectada? Cómo se me caerá el pelo… ¿de golpe? Cientos de preguntas rondaban por mi cabeza. Esa noche ni dormí.

El hospital de día es el lugar donde nos ponen el tratamiento. En el caso de mi hospital, son boxes de dos plazas. Sillones cómodos, enfermeras amabilísimas (ellas también tienen un grado superlativo de amable, aún no inventado)… Aparentemente normal. Pero el ambiente no es normal. En ocasiones se respira tristeza, miedo, aburrimiento. El primer día fui con mi madre. Yo intenté que se riera –a ratos lo conseguí– pero fue tremendamente duro para ella. Y para mí.

Entre todos los fármacos que te inyectan hay uno, el rojo, que es el más tóxico de todos. Para que te hagas una idea, es tan sumamente agresivo que si no chupas hielo mientras te lo inyectan te salen llagas en la boca al instante. Ese hielo en la quimio ha sido un trauma para mi. Bien llevado, pero un trauma. Y una de las razones de ser de We can be heroes, ya te contaré por qué 😉

Ese día tenía a muchísima gente pendiente de mí. Y sólo dejaban pasar a una persona. Así que obligué a mi madre a hacerme fotos –y a que saliera ella– para que mis amigos, mi hermano, mi padre y Belén vieran cómo era el hospital de día y qué me estaban haciendo.

Primera quimio, primer chute

Primera quimio en el hospital de día, con mi hielo y mi mamina


Por cierto, la quimio no duele.

#NiUnDíaSinMúsica te puede ayudar a plantar cara a un enemigo del que no conoces su cara. Entre tanta incertidumbre, los miedos se llevan por dentro con una fortaleza muchas veces fingida. Estaba asustada, pero animada a la vez. Te invito a que busques qué refuerza tu actitud positiva. Las circunstancias, el entorno, el ambiente no es favorable. Pero no te quejes del viento. No esperes a que cambie. Ajusta tus velas y sal a navegar. Puedes ser un héroe, pero tienes que demostrarlo.

Hay que plantar la esperanza en el lugar donde duele, 
para que crezca bien fuerte, en el miedo que acompaña. 

ana

 


Comentarios recientes

9 comentarios


by Bea

Tener fuerza para afrontar lo dificil de la vida,no es algo que todos consiguen. Si tomas como ejemplo a personas como tu, Ana,puede ser mas facil,pero hay que buscar y sacar el heroe que todos llevamos dentro. Gracias Ana. Las batallas las ganan gente como tu.

noviembre 28, 2014 @ 14:22 Responder

    by Ana

    Bea, todos podemos ser héroes. No lo dudes nunca. Reconocer una debilidad no es de cobardes, es de valientes, y querer enfrentarte a ella es de héroes. No dudes nunca de tu fuerza. Usa tu magia.
    Eres toda una heroína, tienes mi respeto y mi admiración, además de mi apoyo.
    Un besazo enorme.

    noviembre 28, 2014 @ 17:16 Responder

by laura lorenzo

hola ana encantada de leerte otra vez , hoy me han dado mi 7 sesión de quimio lo llevo fenomenal o increíblemente bien sin efectos secundarios ni dolores pero me siento tan identificada con tus palabras yo pase el finde del 15 de agosto hasta el lunes llorando aterrorizada , sintiendo un terror y unos sentimientos q no conocía, recordaba todas las pelis sobre este tema y me veía asi jajaj, bueno la primera paso y solo tuve dolores musculares y mucho cansancia en las 6 siguientes q llevo irónicamente digo q me están metiendo agua jajja. el veneno rojo yo le llamaba y el hielo yo lo cambiaba x calipo de fresa. y si a mi se me cayo el pelo el dia 15 después de la primera sesión, la imagen de verte con la cabexa rapada es la cruda realidad e imagen del cáncer , no me enrrollo mas Ana mil millones de gracias x tu historia q es la de muchas de nosotras unas estamos empezando y eres grande preciosa un beso

noviembre 28, 2014 @ 15:06 Responder

    by Ana

    Encantada de encontrarte otra vez por aquí Ana. Muchísimas gracias por leerme y por tu comentario. Como dices, mi historia es la de muchas mujeres valientes, heroínas. Yo solo pretendo normalizar la enfermedad todo lo posible y, si es posible, mostrar algo de luz en los caminos más oscuros. Sólo quiero demostrar que la actitud positiva funciona. Estoy segura de que tu actitud y tu fuerza es muy “culpable” de los pocos efectos secundarios que estás teniendo. Sigue así, ya no queda nada!!
    Te mando un beso enorme, Ana. Y gracias de nuevo.

    noviembre 28, 2014 @ 17:22 Responder

by Keka

Que jefazaaaa eres¡¡¡ cada día te admiro mas¡¡¡ me encantan las fotos ¡¡¡ muy tuu

marzo 28, 2015 @ 17:06 Responder

by Olalla

Hola Guapa !! Que tal ? Espero que te encuentres muy bien !! Mira era para preguntarte si me puedes decir los efectos del taxol semanal . Y como haces para ayudarte ! Muchas gracias

octubre 16, 2016 @ 14:11 Responder

    by Ana

    ¡Hola Olalla! Me encuentro fenomenal, con algún que otro achaque debido a los efectos del tratamiento, pero feliz y muy muy sana :-) Cada cuerpo es un mundo, tenlo en cuenta. Yo te puedo contar los míos, pero es posible que tú no notes los mismos efectos. En mi caso, comencé a notar mucho cansancio y cierto dolor en manos y pies. Además, la piel se me debilitó y el pelo, aunque parecía que comenzaba a crecer, no lo hacía con mucha fuerza. Estoy segura de que lo estás llevando fenomenal, ¿es así? ¡Ya te queda poquito!
    ¡Un millón de besos cargados de energía!

    diciembre 12, 2016 @ 14:02 Responder

      by Olalla

      Hola guapa !! Como me alegra saber que estás bien ! Gracias por contestar . No es mi caso es mi madre . Y no ha aguantado las 12 de taxol . Solo pudo con 4 , y la han mandado a operar con cirugía radical . Ahora estoy preocupada por qué le van a vaciar la axila también y seguramente le quede el brazo hinchado. Y en el otro brazo donde le pusieron la quimio de cada 3 semanas le quedaron las venas quemadas y se le marcan hasta los tendones y muy hinchado . Así que no sé cómo va hacer la pobre con los dos brazos mal . Y claro que todo salga bien en la operación . Bueno una odisea de emociones . Un abrazo fuerte . Y sigue así de bien .

      diciembre 12, 2016 @ 14:26 Responder

        by Ana

        Vaya, aun así, estoy segura de que todo irá muy bien. Hay que pensar que pase lo que pase, son efectos que nos ayudan a vencer al cáncer… Ese es el único objetivo que tenemos que tener en la mente. En relación a los ganglios, supongo que conocéis lo que es el ganglio centinela (puedes leerlo aquí: http://www.wecanbeheroes.es/dra-finat-y-el-ganglio-centinela/). Si, una vez realizada esta prueba, os confirman que hay que quitar los ganglios, es muy importante que realice ejercicios de rehabilitación para evitar el linfedema, que es esa hinchazón de la que hablas. A mí los efectos de la quimio en el brazo se me terminaron quitando, con suerte, a tu madre también.
        Es muy muy importante que mantengáis la energía y el objetivo claro: ¡Hay que vencer al maldito cáncer! Y vais por muy buen camino.
        Reparte, entonces, mis besos y mi energía con tu madre. Espero de corazón que todo vaya bien.

        diciembre 12, 2016 @ 19:01

 

Deja un comentario

Publicado por

Ana

28 nov 2014

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.