Quiérete mucho

publicado el 22 may 2015 por Ana en Ana BLOG: WE CAN con 8 comentarios

Siempre que me siento a escribir en mi #RincónZen procuro recordar frases, situaciones cotidianas o canciones que haya escuchado recientemente para inspirarme y decidir sobre qué escribir. Nos hemos saltado un poco el orden cronológico de mi experiencia con el cáncer, así que vamos a retomarlo. El otro día estaba con mi padre, Jabato, y nos recordábamos lo que se valora la salud y el cuerpo humano cuando estás enfermo y limitado. Muchos le preguntan ahora que qué tal se encuentra porque le ven con mochila de oxígeno, y se sorprenden al oírle decir que está de maravilla. Después de tanto tiempo en el hospital, sin poder moverse por las lesiones de la UVI y de muchos meses en silla de ruedas (a mayores de la enfermedad), ahora mismo solo puede decir que se encuentra de maravilla. Sería injusto decir lo contrario.

Lo mismo me pasa a mí. Cuando me preguntan cómo estoy, solo puedo decir eso y, a poder ser, con la mejor de mis sonrisas. Me encuentro muy bien (y se me llena la boca al decirlo). Todos sabemos que la quimioterapia es muy tóxica. Si no has vivido esta enfermedad de cerca, solo tienes referencias en películas, como Elegir un amor, ¡qué peliculón por favor!, o como Quédate a mi lado, otra de mis favoritas. En las dos se pueden ver muchos efectos secundarios de la quimio, pero la realidad es que hay muchos más. Eso sí, nunca olvides lo más importante, ¡la quimio es tu mejor medicina! Arrasa con todo, bueno y malo, pero lo importante es que se lleva lo malo. Para lo demás, siempre hay remedios o la certeza de que es temporal.

Después de cuatro ciclos de Ciclosfofamida cada tres semanas, venían doce ciclos de Taxol, otro tipo de quimioterapia. Esta vez semanal. Ya había terminado una fase, ¡a por la siguiente! En mi caso, en estas sesiones es cuando más empecé a notar la debilidad de mi cuerpo. A medida que pasaban las semanas, me costaba más recuperarme.

El pelo se sigue cayendo,  bueno, a mí me salió un poco y muy muy débil, aunque mis cejas y pestañas desaparecían por momentos. Nunca lo entendí. El dolor de manos y pies se hacía más intenso cada semana, hasta el punto de no poder casi andar. Durante el último mes solo podía ponerme un tipo de calzado para poder caminar, todos los demás me hacían un daño terrible. Y ahí iba yo, cojita perdida, agarrada del brazo de quien fuera, como una abuelita mayor. Siempre me daba  la risa, eso sí. Imagínate el panorama, coja, calva, con un pañuelo en la cabeza… Si iba de negro era como la abuela de la fabada asturiana.

Si algo me caracterizó durante todo el proceso fue el cuidado de mi aspecto. A pesar del deterioro, que se iba notando de semana en semana, yo siempre busqué la manera de hacerle frente. Aunque no fuese recomendable. Nunca hice mucho caso a ciertas recomendaciones. Por ejemplo, una de las partes del cuerpo que más sufren son las uñas. Se ponen feas, muy feas, moradas, débiles, a veces hasta terminan cayéndose. Las mías también se pusieron así, claro. Pero nadie lo vio porque siempre las llevaba pintadas. Siempre. Alguna paciente cuando me veía se echaba las manos a la cabeza, “¿por qué te pintas las uñas? ¡Es malísimo, no podemos hacerlo!” Mi argumento siempre fue el mismo: “¿Qué es lo peor que puede pasar? Que tarden más en recuperar su aspecto. Pues más tiempo estaré con ellas pintadas”.

Lo mismo pasaba con las cejas y pestañas. Sobre todo con las pestañas. La verdad es que fue una de las cosas que más rabia me dio, porque me encanta maquillarme las pestañas. Pero lo hacía hasta el último momento, cuando tenía tres pestañas. Tres literalmente, que las conté. Eso, un poquito de raya negra y oye, algo aparentaba. Y, cómo no, remataba siempre con una buena barra de labios.

Como en esta foto, la primera que compartí en redes sociales. Me había salido algo de pelo, que se volvió a caer, me lo teñí, me tapé los ojos (sin cejas ni pestañas) con las gafas, me maquillé los labios y cambié mis fotos de perfil. ¿Quién diría que en esta foto estoy en la recta final de la quimio? ;-)

Como en esta foto, la primera que compartí en redes sociales. Me había salido algo de pelo, que se volvió a caer, me lo teñí, me tapé los ojos (sin cejas ni pestañas) con las gafas, me maquillé los labios y cambié mis fotos de perfil. ¿Quién diría que en esta foto estoy en la recta final de la quimio? ;-)

No es cuestión de ocultar el cáncer, a mí eso me daba igual, es cuestión de quererte y de verte todo lo bien que puedas, dentro de las limitaciones que tenemos que asumir. Total, que estas sesiones de quimio que, a priori son más flojas que las anteriores, a mí me fueron afectando físicamente cada vez más. Pero mi cabeza era cada vez más fuerte. No iba a permitir que me ganase esa batalla, no iba a conseguir que no saliera de casa, que no me viera guapa.

Precisamente ayer vi esta acción que ha llevado a cabo El Hormiguero y me encantó. Nos enseña a aceptarnos y valorarnos tal y como somos. Y, además, a sacarnos el mayor partido posible. No podemos evitar ser altos, bajos, gordos, flacos, calvos o tener las uñas moradas, pero sí podemos cuidarnos, mimarnos y sacar lo mejor de nosotros. Los héroes siempre explotan lo mejor de sí mismos. :-)

 

También me he acordado de esta otra campaña de Dove, donde podemos ver que somos mucho más bonitas (y bonitos) de lo que creemos. Impactante, de verdad.

En definitiva, cuídate y, sobre todo, quiérete todo lo que puedas. Fíjate lo mágico que es verse bien físicamente, mira cómo las personas que han participado en la acción de El Hormiguero se emocionan y se valoran más solo por un pequeño retoque, pero lo verdaderamente importante es la esencia es de cada uno y la actitud, cómo no.

Quiérete mucho, hazme caso. Y maquíllate, es divertido y muy muy terapéutico. No hace falta que lo hagas como Ana Torroja en este vídeo de nuestro #NiUnDíaSinMúsica, ¡no es cuestión de disfrazarse! Solo de resaltar lo mejor de una misma. 😉

ana


Comentarios recientes

8 comentarios


by Pilar

En cada QUIMIO me vestía como si de una boda se tratase.
El vestido mas bonito, maquillada y restaurada cuando las cejas y pestañas se iban cayendo.
Mis uñas siempre pintadas de rojo( y además con manicura semipermanente,porque tienen más brillo).
Cuando llegaba al hospital de día a químiarme , entraba con la mejor sonrisaporque así duplicabamos lo mejor que le venía a mi cuerpo. Los botellones y las endorfinas de mi cabeza.
El camino es largo y duro PERO SE HACE.
Es una enfermedad más dura mental que física por eso hay que TRABAJAR la cabeza.
Fui radiada y quimiada al mismo tiempo. 8 meses con un collarín rigido que no podía quitar ni para dormir ni ducharme. Pero la en las fotos nunca la perdí.
Sé que llevaré esta pegatina siempre pero disfruto del regalo de cada día.
Después de 20 meses y siguiendo mis tratamientos médicos y controlando la alimentación con una NATURÓPATA sigo sonriendo a la VIDA. Pilardomingogarcia

mayo 22, 2015 @ 11:24 Responder

    by Ana

    Hola Pilar, muchísimas gracias por compartir tu historia conmigo. Me emociona mucho. Eres una auténtica heroína, enhorabuena por enfrentarte con esa vitalidad a la enfermedad. Para mí la sonrisa ha sido y es una de mis mejores armas, es contagioso y muy eficaz.
    Estoy segura de que ahora, si miras hacia atrás, te ves reforzada por todo lo que has conseguido. Enhorabuena, de verdad.
    Te mando un beso fuerte.
    Ana

    mayo 25, 2015 @ 15:15 Responder

by Aurelia

Uff! Ana, increible como trasmites los sentimientos que noa van pasando a cada una, lo calcas.
Hablando de frases, un dia que estaba enfadada, muy enfadada con la quimio, me dijo una persona que tambien habia pasado por lo mismo :” No te enfades, la quimio es nuestro seguro de vida y el resto lo tenemos que poner nosotros”.
Así es Ana, nos chutan y las cejas, los labios pintados, la sonrisa….. es cosa nuestra y cuanto mejor lo hagamos mejor para nosotras y mejor nos sentiremos.
A mi ahora despues de un año de la quimio, cuando me preguntan como estoy les contesto con otra pregunta: ¿como me veis? Y siempre me dicen que estupendamente, pues asi es como me encuentro “”ESTUPENDAMENTE””
Un beso Ana, quiero quererme mucho.

mayo 22, 2015 @ 19:27 Responder

    by Ana

    Es que estás estupenda!!! ESTAMOS ESTUPENDAS!! Me gusta mucho esa frase que te dijeron, es totalmente cierto. Depende solo de nosotros cómo queramos afrontarlo.
    Miles de besos Aurelia, sigue queriéndote así. :-)

    mayo 25, 2015 @ 15:27 Responder

by Maite Gutierrez

Hola amigas, yo pase por la quimio ,radio y estoy con tratamiento. Pase por todo lo que contais con la mejor sorisa, siempre pense que si regalas sonrisas es lo que recibes ha y siempre maqullada y arreglada con taconazoss hasta que el taxol me bajo de ellos, poco a poco me estoy volviendo a subir, a modo informativo por que a algien le puede venir bien, yo me ponia frio en las manos mientras me chutaban el taxol y me vino genial no tube las lesiones que tengo en los pies, ojala me lo hubiese puesto tambien en ellos. sois unas compeonas animo besos paro todas y gracias

mayo 25, 2015 @ 21:58 Responder

    by Ana

    Gracias por tu comentario superheroína!!!! Somos todas unas campeonas! Me alegra muchísimo oír a gente tan valiente como tú, gente que demuestra que la actitud es fundamental, gente que demuestra el valor de una sonrisa. GRACIAS POR ELLO!
    Te invito a compartir tu historia en el blog, si algún día te apetece, que sepas que aquí: http://www.wecanbeheroes.es/category/of-course-we-can/superheroes/ hay un espacio para ti o para cualquiera que desee compartir su experiencia que seguro ayudará a mucha gente!
    Un beso Maite!

    junio 16, 2015 @ 07:43 Responder

by Clara

Hola! Me siento totalmente identificada con lo que habéis dicho. Es tan importante sentirse bien, además de que los demás te hagan sentir bien.
Aunque el cuerpo esté mal, la cabeza es la que manda.
Yo ya estoy terminando, ya veo el final…Es una faena tener que estar con esto…. pero lo importante es ESTAR.
Muchas gracias por vuestros ánimos!!

junio 10, 2015 @ 12:29 Responder

    by Ana

    Ánimo Clara!!! Eres una valiente más del gran ejército que ya somos! Ya no queda nada, dentro de poco te quedarás con lo positivo que te ha traído la enfermedad :-)
    Te mando todo mi ánimo y mi fuerza para tu recta final.
    Un beso enorme.

    junio 16, 2015 @ 07:45 Responder

 

Deja un comentario

Publicado por

Ana

22 may 2015

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.