¡Ríete mucho!

publicado el 9 ene 2015 por Ana en Ana BLOG: WE CAN con 2 comentarios

Gracias por tantas muestras de cariño recibidas con la historia de Jabato. Más allá del drama que supone una historia así, lo que quiero transmitir es su fuerza y su vitalidad. La misma que caracteriza a los jabatos, por eso le llamo así. Si consiguiera contagiarlo un poquito, me daría por satisfecha. :-)

Hoy estoy de buen humor. Bueno, casi siempre lo estoy o procuro estarlo, pero hoy en especial. Me apetece reír, recordar historias graciosas. En el primer post del blog te contaba cómo un día de quimio había sido uno de los más divertidos de mi vida, ¿te acuerdas? Te prometí presentarte a mi amiga Ale, una de las personas más graciosas que conozco. Pero no la quiero por eso. O al menos no sólo por eso.

Ale es maravillosa. Es buena, es valiente, es optimista, es divertida, es una amiga ejemplar, que te escucha, te valora y te entiende. Ale más que sumar… ¡multiplica! Por su trabajo vive un tanto lejos, así que pasa mucho tiempo fuera de Valladolid. Y cuando viene el fin de semana, siempre tiene tiempo para los demás. Siempre encuentra un hueco para ver a sus amigas. Cuando yo estaba malita, ese hueco era mucho más.  Sé el esfuerzo que eso le ha supuesto, se lo he agradecido muchas veces, pero esta es una más y en voz alta. GRACIAS AMIGA, eres lo más.

Nunca podía venir conmigo a la quimio por vivir fuera, pero en una semana que tuvo vacaciones, no lo dudó ni un momento. “¡Esta quimio me tocaaaaaaaa!”, me dijo por whatsapp. Vino a buscarme a casa, nos maquillamos como puertas, y nos presentamos en el hospital de día.

Fue un día que recordaré toda mi vida. Y creo que mi compañera de habitación también. En mitad de la quimio nos entró un ataque de risa monumental, de esos que te entraban de pequeña en el colegio cuando sabías que no podías reírte y eso mismo hacía que te rieras más. ¿Conoces esa sensación, verdad? Pues tal cual. Claro, el hospital de día no es una sala de fiestas, así que estábamos bastante apuradas, pero no podíamos parar. Llorábamos y moqueábamos, incluso. Yo temía que a mi compañera de box le pudiera molestar nuestra actitud, porque nunca sabes cómo es la otra persona. Pero lejos de mosquearse, se unió a nuestra diversión. Dejó de leer su libro y se partía de risa con nosotras. Me llegó al alma porque nos dijo que había sido su mejor sesión de quimio, que daba gusto reírse así en un lugar tan poco agradable.

Ale

Y es que con Ale es imposible aburrirse. Tenemos infinitas historias divertidas. Ella es la artífice de los dibujos en mi calva. ¡Me pintaba caritas sonrientes siempre que podía! También me recordaba constantemente la gran oportunidad que estaba perdiendo por no comprarme pelucas de colores, “nunca más serás calva y lo tendrás tan fácil”. Siempre quiso que me comprase una a lo Julia Roberts en Pretty Woman, “bien pelirroja y rizada”.

Ella también es la artífice de los múltiples montajes con mis fotos. La muy … ¡me hizo uno de vieja! ¡Imagínate! Resulta que yo le mandaba fotos de mi calva para que viera su evolución, ¡y ella me respondía así! No sé lo que me he podido reír con todas esas fotos. También era la que nos contestaba a Eva y a mí con montajes el día que me rapé el pelo y me pusieron la peluca. Más que montajes, manipulaciones para morirte de risa.

Montajes

El sentido del humor es importantísimo en un proceso como este. Tienes que aceptar los cambios que se producen en tu cuerpo y tener claro que muchos son temporales, por lo que… aprovéchalos e, incluso ¡disfrútalos! ¿Por qué no? Aprender a aceptarte se convierte en tu escudo hacia cualquier crítica o comentario negativo. Nadie podrá hacerte daño si tú misma te aceptas y consigues sacar partido a lo mejor y también a lo peor de ti. Ríete mucho siempre, ríete de ti misma. Reír cura todos los males, hazme caso. Reír es de héroes.

Si alguna vez en mi vida vuelvo a ser calva, te prometo Ale, que me compraré una peluca pelirroja y rizada porque ¡me quedé con ganas! 😀 Te dedico mi #NiUnDíaSinMúsica con Iván Ferreiro, por las veces que nos hemos divertido gritando sus canciones y porque tiene grandes enseñanzas escondidas en sus letras:

La pena dura tanto como quieras tú seguir llorando

ana

 


Comentarios recientes

2 comentarios


by Imen

Yo done mi cabello a finlaes de diciembre del 2011.. Cuando son los talleres para la entrega de pelucas? Y cuando es la entrega?? Me gustaria mucho asistir y quisiera saber cuando y donde son =) gracias! Sigan adelante con esta hermosa labor!

abril 6, 2015 @ 18:02 Responder

 

Deja un comentario

Publicado por

Ana

9 ene 2015

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.