Tengo cáncer y ¿quiero se madre?

publicado el 14 ago 2015 por Ana en Ana BLOG: WE CAN con 3 comentarios

Hola de nuevo desde mi Rincón Zen. Esta semana me ha gustado especialmente volver aquí, sentarme a escribir. Estoy en pleno proceso de cambio en mi vida y escribirte me sirve para encontrarme conmigo misma, con mi yo más personal. No sé si puedo explicarlo mejor, pero es una sensación fantástica.
Hace unos días leí este post que publicó la Clínica FIV Recoletos sobre las posibilidades de ser madre después de un cáncer. Y recordé el proceso de congelación de ovocitos que tuve que realizar.

Cuando te confirman un diagnóstico de cáncer, en mi caso de cáncer de mama, la cantidad de información que tenemos que asimilar es abismal. Por un lado, asumir que lo que te están diciendo te está pasando a ti, que no es un sueño. Asumir que tienes cáncer. Pero, además, asimilar la información sobre el proceso a seguir con tu caso: pruebas, cirugía, tratamiento… Como si después de escuchar “tienes cáncer” nuestra cabeza fuese capaz de procesar alguna información más. El caso es que escucharlo, lo escuchas. Después, poco a poco, vas desmigando todo lo que te han dicho.

Una de las cosas en las que me tocó pensar tan joven, fue en la maternidad. Hasta entonces, no tenía ninguna intención de ser madre, ni planes de futuro al respecto, ni nada por el estilo. Pero de repente, tu médico te dice que, por la toxicidad de la quimio y por los tratamientos hormonales posteriores que te van a dar, hay algún caso en el que las mujeres no recuperan la menstruación y, por lo tanto, no pueden ser madres. Por ello me recomendaban congelar mis óvulos. Evidentemente no es obligatorio, pero al escuchar algo así, es necesario planteártelo.

Así que, recapitulemos, es 15 de octubre, acabo de cumplir 27 años, tengo cáncer de mama, me vais a hacer un montón de pruebas, me vais a operar para quitar el tumor lo antes posible, voy a recibir quimioterapia (toda la habida y por haber debido a mi juventud), radioterapia (con alguna de propina también por mi juventud), tratamiento hormonal, anticuerpos… ¿Y además tengo que pensar si quiero congelar mis óvulos para ser madre en un futuro? ¡¡Juventud, divino tesoro!!

Entiendo que la fase informativa tiene que ser así, pero ¿no crees que con la primera frase tenemos más que suficiente para el primer día? Hoy es 15 de octubre, acabo de cumplir 27 años y tengo cáncer de mama. Punto. Asimila eso, llóralo, procésalo y después, comienza a desgranar el resto de información recibida.

Evidentemente, decidí congelar mis ovocitos, que nunca se sabe. Todo tenía que ir muy rápido, porque esta técnica solo puede hacerse antes de la primera quimio para que sea efectiva, pues su toxicidad los daña. La congelación o vitrificación de ovocitos se lleva a cabo a través de una estimulación hormonal previa, que así escrito suena muy bien, pero la realidad es un tanto diferente. Ya no recuerdo si fueron dos o tres semanas de inyecciones subcutáneas cuya función es multiplicar la cantidad de óvulos que produce el cuerpo de una mujer. Sí, multiplicar. Si ya es molesto producir uno al mes, imagínate cómo estaba yo con 23. 23 óvulos nada más y nada menos. Los últimos días no podía casi ni ponerme de pie, me sentía como una embarazada de octillizos. ¡Solo quería que me los sacaran ya!

La extracción es muy sencilla, se hace en un quirófano pero solo te sedan y, nada más terminar, puedes irte a casa. Recuerdo perfectamente la camilla de ese quirófano, escuchar al médico decirme que notaría un picor en la garganta y un pequeño mareo antes de cerrar los ojos… Y así fue. Cuando los abrí, ya me los habían quitado y yo estaba como una rosa. De los 23 ovocitos que mi cuerpo había generado, solo 8 eran válidos para su congelación -al parecer, 8 era una buena cifra-.

Como siempre te digo, márcate objetivos a corto plazo y céntrate en el proceso en el que te encuentres en cada momento. Siempre tienes una visión general de lo que te espera, pero yo recuerdo casi ni pensar en la quimio o en cómo sería mientras estaba en la fase de estimulación hormonal. Cuando finaliza, es otra tarea hecha, otra meta conseguida. ¡A por la siguiente!

Hoy es un día especial, un viernes especial. 14 de agosto, el cumpleaños de un pilar de mi vida, mi padre. Jabato, feliz cumpleaños. Que sigamos peleando juntos, siempre despiertos, porque no vale dormir. Y si duele, cógeme fuerte la mano y dos sonrisas por cada huella.

ana


Comentarios recientes

3 comentarios


by Nieves

Ana. La verdad es que no he entrado en la web hasta hoy y me ha encantado. Vuestras ideas, tu valentía y entereza, tus comentarios. Todo. Me gustaría poder echados una mano. La verdad es que es un lujo poder conocer a personas como tü. Lo digo de corazón. Muchos besos

septiembre 26, 2015 @ 00:39 Responder

by melanie

Hay algun chat para hablar?o reuniones?soy de palencia
Yo tengo 30 años, con 27 me detectaron cancer de mama

febrero 18, 2016 @ 14:13 Responder

    by Ana

    Hola Melanie, no hacemos reuniones ni hay ningún chat en esta asociación. Te recomiendo, si quieres hablar con otras pacientes como nosotras, que acudas a la Asociación Española Contra el Cáncer por ejemplo, allí hay encuentros y actividades muy interesantes.
    ¡Un fuerte abrazo y mucho ánimo!

    febrero 18, 2016 @ 14:45 Responder

 

Deja un comentario

Publicado por

Ana

14 ago 2015

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.